Article
0 comment

Bravo Zulu

12439493_10153426283778111_1931347105185158619_n

Hace algunas semanas, un enviado especial de la Editorial Südpol (que también es colaborador y un buen amigo) zarpaba en su velero Patán, junto a egresados de la escuela de Pilotos de Yate, para realizar una placentera navegación costera, estimada en unas 20 millas náuticas, desde el puerto de origen hasta el de Buenos Aires (ida y vuelta). El objetivo principal de esta jornada era saludar, y posteriormente despedir, al velero insignia de la Prefectura Naval Argentina: el motovelero oceanográfico Bernardo Houssay, que pronto se haría a la mar con destino a las frías aguas del océano Austral. El comienzo de su campaña antártica era inminente.

[Read more]

Article
0 comment

Auroras boreales una noche cualquiera en Groenlandia

Robert 092

Eran las dos de la mañana en algún lugar de la costa oeste de Groenlandia cuando sonó el teléfono en mi cabina. Por supuesto que yo estaba dormido cuando eso sucedió, con lo cual me costó reaccionar tanto al insistente sonido del teléfono, como a la dulce voz de la doctora de a bordo, Tatiana, quien me alentaba a levantarme, que afuera había «Northern Lights». Jamás había visto las auroras boreales, por lo cual mis niveles de excitación disiparon, en seguida, aquel letargo propio de quien recién se despierta.

[Read more]

Article
0 comment

Acerca de por qué sigo eligiendo la Antártida

Travis-5649

A veces me pregunto qué cambió desde la primera vez que vine. Desde aquel primer viaje en un velero holandés de tres mástiles, en el que me bajé en la isla Cuverville en zapatillas, y a pesar de la nieve en los pies, corrí hasta la cima de la colina para ver mejor el paisaje. ¿Qué es diferente de aquel Federico de veinticinco años con este otro, el de hoy, de treinta cinco, con más de treinta viajes a la Antártida encima?[Read more]

Article
1 comment

La milonga del Bedford

Address The Bedford, Bedford Hill, Balham, SW12 9HD. Folk Festival.

Como he escrito o dicho alguna vez, bailar tango es algo que me pierde, que me abstrae completamente de todo lo demás, de lo bueno y de lo malo. Se puede decir que soy un hombre afortunado: me he dado el lujo de bailarlo en diferentes lugares. En su epicentro, Argentina por supuesto, en Uruguay, Francia, Alemania, Inglaterra, e incluso en la Antártida.

[Read more]

Article
0 comment

La sociedad de destructores de objetos de París

20150517_140211

Hace unos días paseaba por los campos de Marte y por la Torre Eiffel, lugares que van de la mano y que son casi inevitables en cualquier visita a París. No pensaba subir a esa distintiva mole de hierro, a esa a torre que quizá sea la más fotografiada del mundo. De ninguna manera la desdeño, al contrario, pero ya había subido una vez hacía dos años, y además no tenía ganas de esperar por horas nadando en un mar de gente hambrienta de turismo.

[Read more]